98
Años de experiencia
4
Generaciones
+1400​0
Agricultores han elaborado 
su propio AOVE junto a nosotros 

Honramos nuestras raíces

Hola, soy Alberto Robres Edo, la cuarta generación en el Molino. Estoy aquí escribiendo nuestra historia porque creo que es una historia que merece ser contada.

El origen de nuestra pasión


Nuestra historia comienza en el año 1926, cuando Juan Julián y María Rosario construyeron el molino. Estos, pidieron créditos a familiares y amigos, entre ellos a un antepasado de la familia llamado Ramón Robres Centelles, este era padre de Ramón Robres Escrig conocido como Ramonet el del molí y mi tatarabuelo. Lamentablemente Juan y María Rosario no pudieron hacer frente a todas sus deudas y dieron el molino a nuestra familia para saldar su deuda. Ramonet, estuvo unos años trabajando en el mismo y seguidamente lo dejó en manos de José Robres Escrig, su hermanastro y mi bisabuelo.

En aquel entonces, el Molino era tanto de harina como de aceite, pero era un molino antiguo y manual. Mis antepasados eran auténticos hombres de negocios y tenían una visión clara: modernizar el molino para hacerlo más eficiente.

Compromiso generacional


Sin embargo, modernizar el molino no era tarea fácil. En La Barona no había electricidad, así que mis antepasados se embarcaron en la tarea de llevar la luz a todos los habitantes del pueblo. Fue un trabajo duro, pero al final, lograron que la electricidad llegara a La Barona, lo cual facilitó enormemente la vida de todos. Con la electricidad instalada, pudieron equipar el molino con nueva maquinaria, haciendo que el proceso fuera mucho más eficiente.

Mis bisabuelos dedicaron toda su vida a mejorar el proceso y ofrecer el mejor servicio a los agricultores de nuestras tierras. Su legado continuó con mi abuelo, quien se dedicó a mantener todo lo que habían logrado. Durante su mandato, el aceite comenzó a ganar terreno sobre la harina, y esta transición continuó con mis padres.

Mis padres trabajaron incansablemente para actualizar el molino y mejorar sus sistemas. Durante su gestión, nos despedimos del molino de harina, ya que el aceite necesitaba todo nuestro espacio. Desafortunadamente, mi padre falleció tempranamente, dejando a mi madre y a mí al frente del negocio.

Yo era un adolescente poco estudioso, pero un día decidí cambiar y tomar las riendas del negocio. Descubrí el apasionante mundo del AOVE y comprendí por qué mi familia había trabajado tan duro durante generaciones. Decidí seguir honrando nuestras raíces y me comprometí a transmitir al mundo los beneficios del AOVE para la salud, así como a cuidar del planeta.

Innovación y sostenibilidad


Trabajo constantemente en la mejora de la producción y en la reducción de residuos, como parte de nuestro compromiso con la sostenibilidad (Esto lo puedes encontrar en el apartado de I+D).

Gracias por ser parte de nuestra historia


Esta es la historia de la familia Robres, una historia de pasión, dedicación y compromiso. Quiero agradecer a todos mis ancestros, especialmente a mi madre, quien ha sido mi guía y mi inspiración. Y quiero agradecer también a ti, querido lector, por tomarte el tiempo de leer nuestra historia.

 Espero que te haya transmitido la misma emoción que yo siento al contarla.

Gracias por ser parte de nuestra historia.


Alberto Robres.

CEO del molino desde 2018, es un líder inquieto que prioriza el bienestar de los trabajadores y posee una visión de futuro excepcional. Constantemente busca mejorar el servicio, producto y eficacia del equipo.

Gemma Edo.

La madre de Alberto y antigua gerente junto a su esposo Manuel Robres, representa la tercera generación en el molino. Su voz es la del experiencia, transmitiendo sabiduría al equipo, mientras cuida con sus meriendas el espíritu de la familia en la empresa.

Begoña Gil.

Una parte integral como gerente y administradora, aporta una perspectiva pragmática y realista a la empresa. Siempre enfocada en el bienestar y mejora del negocio, es la voz que mantiene los pies en la tierra, aportando ideas concretas y prácticas para su desarrollo continuo.

Silvana.

Nuestra contable administrativa, es una trabajadora incansable que se encarga de mantener el orden y la precisión en la contabilidad de la empresa. Además de su dedicación profesional, aporta alegría al equipo, nutriendo el ambiente con su toque de risas y energía positiva.

Iván Sales.

Nuestro versátil encargado de mantenimiento, producción, reparto y comercialización, es un verdadero todoterreno en la empresa. Con un sentido del humor contagioso, se esfuerza por mantener todo bajo control y asegurarse de que todos estén contentos, demostrando una dedicación incansable y un espíritu trabajador en todo lo que hace.

Sonia.

Nuestra encargada de atención al cliente, irradia dulzura y bondad en su trato con el equipo y los clientes. Además de su enfoque en la satisfacción del cliente, también desempeña roles como comercial y participa en tareas administrativas, demostrando su versatilidad y compromiso en todas las áreas de la empresa.

Mirela.

Nuestra responsable de mantener limpio el molino y el área de embotellado, es una mujer decidida y dedicada, con una fuerza extraordinaria. Su máximo compromiso con la empresa se refleja en la impecable limpieza de todas las zonas, asegurando que cada visita sea recibida con un ambiente reluciente y acogedor.

Dafne.

Nuestra encargada de marketing y redes sociales, es una fuente de creatividad y cercanía. Su habilidad para transmitir nuestra verdadera misión de ser una empresa familiar y amigable la convierte en un puente invaluable para conectar con vosotros. Su compromiso con nuestra visión es evidente en cada publicación.